Los toros, más cerca de volver a Olot

La Fundación del Toro de Lidia recurrirá por la vía administrativa la desestimación del Ayuntamiento de Olot a la solicitud de la plaza de toros del municipio para realizar un festejo taurino de acuerdo a la legislación vigente.

El Ayuntamiento de Olot ha desestimado la petición de organizar una corrida de toros en la plaza municipal, presentada el pasado 17 de enero de 2019 por la Fundación del Toro de Lidia (FTL), junto con la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, la Escuela Taurina de Cataluña, la Asociación de Criadores de Bravo de las Tierras del Ebro y la Peña Taurina de la Garrotxa.

La desestimación se fundamenta con tres argumentos:

– En 2004 Olot se declaró en pleno “ciudad contraria a las corridas de toros y amiga de los animales”.
– En 2016 el pleno municipal acordó dejar de organizar correbous de acuerdo con una consulta popular realizada en la localidad.
– El hecho de que “la voluntad reiteradamente expresada y mayoritaria de la ciudad es que no se hagan espectáculos taurinos ni con toros”

La FTL considera que los argumentos expresados por el Ayuntamiento de Olot no tienen consistencia jurídica, teniendo en cuenta la legislación vigente y las reiteradas resoluciones de los tribunales sobre casos semejantes, por lo que anuncia la presentación del pertinente recurso administrativo.

Fernando Gomá, Vicepresidente de la FTL, argumenta que “la contestación presenta argumentos más políticos que jurídicos; y además parciales, ya que no recoge la voluntad de una parte importante de vecinos de Olot que sí quiere toros, empezando por el propio novillero Abel Robles“.

Que el Ayuntamiento de Olot desestimara la petición ha sido la opción principal con la que se ha trabajado desde un primer momento en la FTL, por lo que todos los elementos argumentales para presentar el recurso están ya preparados.

En este sentido, Fernando Gomá señala que “en todo caso, nos ha sorprendido la debilidad jurídica argumentada, ya que el tercero de los argumentos ni siquiera es jurídico, el segundo no se refiere a las corridas de toros y el primero es una declaración política sin efectos jurídicos al carecer de competencias. Creemos que los toros en Olot están hoy mucho más cerca.”

Especialmente llamativa es la argumentación de que no se pueden celebrar toros porque en 2004 se declaró que la ciudad era amiga de los animales. Hay que recordar que Olot es un relevante centro de la industria porcina, y desde ese año se han sacrificado más de 30 millones de cerdos, por poner un ejemplo de la distinta vara de medir la “amistad” con los animales que tiene el Ayuntamiento.

Si se celebraran 4 millones de corridas de toros, todavía estaríamos por debajo de los parámetros de sacrificio de animales que Olot considera normales para seguir siendo “ciudad amiga de los animales”.

Chapu Apaolaza, portavoz de la FTL, incide en que “la propia respuesta del Ayuntamiento de Olot demuestra hasta dónde llega el problema de censura del que da medida este asunto. Sobrepone el gusto suyo y de una parte de la población a la libertad cultural recogida y protegida por el Estado de Derecho”.

Por su parte, Francisco March, presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña declaraba que “si bien me entristece como catalán y taurino una respuesta tan política, populista y previsible por parte del consistorio de Olot a una legítima pretensión, como es la de organizar una corrida de toros, estamos ilusionados por el hecho de que hoy los toros están más cerca de volver a Cataluña”.

La FTL reúne en Cantabria a diversos colectivos afectados por el animalismo

La Fundación del Toro de Lidia (FTL) ha comenzado en Torrelavega (Cantabria) una serie de reuniones informativas con afectados potenciales por el animalismo.

El pasado martes, a las 19 horas, el Capítulo de la FTL en Cantabria se reunió con diversas asociaciones ganaderas de la región con el fin de informarles sobre la estructura y estrategia del movimiento animalista, sobre las repercusiones que tendría su avance, así como para informar sobre el trabajo que desarrolla la FTL en este terreno.

Con la vista puesta en las próximas elecciones locales, autonómicas y europeas, comicios a los que concurren varios partidos políticos que asumen la ideología animalista, el Capítulo de la FTL en Cantabria, coordinado por Nieves Bolado, ha promovido una primera reunión informativa con los afectados por el animalismo en Cantabria en la sede de la Federación de Asociaciones de Criadores de Raza Cárnicas en el Mercado Nacional de Ganados.

En las próximas elecciones, votar a determinadas opciones políticas que alientan el animalismo, es votar en contra del mundo rural, un ataque frontal que pretendemos denunciar.

En este sentido, Nieves Bolado ha afirmado que “la reunión ha servido para poner en en común todos los problemas que supondría la implantación de medidas en línea con la ideología animalista, así como para exponer nuestra estrategia de actuación, recabando el apoyo unánime de todos los reunidos a la FTL en nuestra estrategia”.

A lo largo de la reunión tuvieron una llamada de Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia, con quien pudieron hablar e intercambiar opiniones.

Victorino Martín tuvo ocasión de manifestar que “es fundamental estar unidos en un frente común contra el movimiento animalista que pretende destruir todo lo que somos”.

Asistieron a la reunión la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Tudanca, la Asociación Española de Criadores de Raza Monchina, la Asociación de Blonda de Aquitania de Cantabria, la Asociación de Criadores de Raza Limousin, la Asociación de Raza Asturiana de los Valles, la Asociación de Vacas Frisonas, la Asociación Española de Asturiana de Montaña, la Asociación de Ganado Pirenaico de Cantabria y la Asociación de Raza Charolais.

El animalismo es una ideología que, con diferentes matices, impone que los hombres no tienen derecho a utilizar animales para ninguno de sus fines: eventos lúdicos, experimentación, vestimenta y alimentación.

El animalismo es un movimiento que supondría la aniquilación total y absoluta de nuestra cultura y de nuestro mundo rural.

Victorino Martín ante el Senado: “la tauromaquia es el regalo cultural de España a la humanidad”

Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia (FTL), ha comparecido hoy ante la Comisión de Cultura y Deporte del Senado en representación del mundo del toro.

Discurso completo de Victorino Martín:

 

Señorías,

Es un honor poder intervenir hoy en esta casa, representación del pueblo español y de sus territorios.

Comparezco en mi condición de ganadero.

En representación de una estirpe que ha seleccionado durante cientos de años un animal, el toro bravo, que además de ser la imagen más reconocida de España en cualquier punto del planeta, es uno de los tesoros genéticos de nuestro patrimonio.

Pero comparezco sobre todo como presidente de la Fundación del Toro de Lidia, una entidad de la sociedad civil que representa a todo el mundo del toro, tanto a los profesionales como a los millones de amantes de la cultura del toro en sus múltiples expresiones.

La del toro en la plaza, pero también la de los bous al carrer, los cortes y los recortes, la de los correbous, los encierros, el toro de cuerda, la sokamoturra o tantas otras.

El toro vertebra desde hace siglos nuestro territorio.

No es un azar gratuito por lo que el toro es nuestra incuestionable seña de identidad en el mundo entero.

Por tanto, ningún lugar mejor que este para hablar de tauromaquia, expresión cultural ancestral, que en cada uno de los territorios de España encuentra una manera propia de manifestarse.

Me gustaría que mi intervención hoy en la Comisión de Cultura del Senado arrojara alguna luz que pudiera ayudar a interpretar de una manera más clara algunos de los aspectos que están hoy en juego cuando hablamos de tauromaquia.

Y para poder hacerlo, lo primero es encuadrar adecuadamente el marco de discusión.

Abandonar por un momento el casi folclórico debate de “toros sí – toros no”, para profundizar un poco más en la esencia de las cosas.

Entendemos que el debate sobre los toros requiere separarlo en dos, si queremos realizar un análisis acertado del mismo, lejos de vulgares lugares comunes.

El primero se refiere a nuestra relación con los animales.

¿Cómo debe ser esa relación?

Nuestra cultura, nuestra civilización, se ha construido desde el dominio del ser humano sobre otros actores con los que compartimos planeta: objetos inanimados, plantas y animales.

El homo sapiens inicia su espectacular historia de éxito en el momento en el que comienza a dominar tanto las plantas como los animales.

La revolución neolítica nos ha hecho llegar hasta donde estamos.

Los modelos de pensamiento no han hecho otra cosa que recoger ese estado de cosas, ese dominio del hombre sobre la naturaleza, que podríamos resumir en aquella sentencia de Protágoras: “El Hombre es la medida de todas las cosas”.

Dentro de este marco, que ha logrado que seamos lo que somos, el ser humano usa a los animales.

Y los usa para muchas cosas, no solo por una imperiosa necesidad alimenticia.

Los utiliza para comer, para su supervivencia; pero también en la alta gastronomía, refinamiento intelectual para nuestro deleite.

Utiliza también a los animales para su vestimenta, cuando usamos prendas de lana o de cuero. Prendas que cubren nuestras necesidades, pero también nuestros caprichos, en forma de exquisitos bolsos, cinturones, chaquetas o zapatos.

Y utilizamos los animales para nuestro ocio, para darnos un paseo a caballo, admirar un animal en un zoológico o como parte de nuestro milenario folclore.

Así, solo en España y sin considerar a los peces, se matan cada segundo aproximadamente 26 animales.

1.560 animales por minuto.

Si consideráramos los peces, que también son animales, seguramente podríamos triplicar estos datos.

Repito, Señorías, 26 animales por segundo.

Esta es, por tanto, la fría realidad.

Vuelvo a plantear el interrogante. ¿Podemos seguir utilizando a los animales?

Y ante esta pregunta debemos responder con un “sí” o con un “no”.

Y la respuesta podría ser “no”. Esto es, en esencia, lo que defiende el movimiento animalista.

El animalismo es una ideología que, con diferentes matices, impone que los hombres no tienen derecho a utilizar animales para ninguno de sus fines.

El animalismo, nos quiere poner en pie de igualdad a hombres y animales.

El animalismo, Señores Senadores, es un movimiento que tiene su origen en el mundo anglosajón.

Y es desde el mundo anglosajón, norteamericano más específicamente, desde donde principalmente se está promoviendo la agenda animalista a nivel mundial.

Son decenas las entidades animalistas que con presupuestos de millones de dólares al año están imponiendo de manera permanente esta agenda.

Es difícil que pase un solo día en el que no pueda verse en cualquier medio, alguna noticia relacionada con el avance del animalismo.

Tenemos pues un movimiento internacional organizado, con el único fin de imponer un nuevo orden moral en el mundo, de manera que este sea más plano culturalmente, más homogéneo, con menos matices.

Un mundo plano culturalmente, listo para que el vacío dejado por nuestras expresiones culturales sea colonizado, qué duda cabe, por nuevas costumbres, un pensamiento único en un mundo con consumidores homogéneos.

Y Señores Senadores, no se trata por desgracia de un futuro de ciencia ficción, muy lejano todavía para nosotros.

El animalismo está ya muy presente en nuestra vida pública.

Así, el partido PACMA, cercano ya a la representación parlamentaria, pretende de manera expresa imponer el credo animalista.

Pero también otros partidos más fuertes trabajan para imponer la doctrina animalista.

Permítame que les lea un fragmento de una propuesta de ley de bienestar animal presentada en 2018 en el Parlamento de Andalucía por un partido con representación parlamentaria:

“Cuestionar la muerte, el maltrato o la privación de libertad de los animales son avances consolidados en la conciencia de millones de personas en Andalucía, al mismo tiempo que avanzan otro tipo de cuestionamientos sobre su uso para eventos lúdicos, para experimentación, para vestimenta o incluso para alimentación”.

Como ven, se trata de la ideología animalista expresada de manera ortodoxa.

El animalismo, tengámoslo claro, es en nuestra opinión una filosofía absolutamente incompatible con nuestra cultura, con el humanismo mediterráneo.

El animalismo supondría una hecatombe cultural, económica y ecológica.

Cultural, porque el animalismo sería el fin de centenares de expresiones culturales que nos definen como pueblo: la rapa das bestas, la romería del Rocío, el arrastre de piedras, la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, los corre bous, la cetrería, la matanza del cerdo, los encierros en Pamplona o en Medina del Campo, la fiesta de la lamprea, del campanu, la caballada de Atienza, la fiesta del pulpo o tantas otras.

Económica, porque acabaría con las explotaciones ganaderas, por supuesto, pero también con el trabajo con cuero en Ubrique, los atuneros vascos, el jamón de Jabugo, de Teruel o de Guijuelo, las mantas de Ezcaray, los zapatos artesanales de Mallorca o los de Alicante, el queso en sus cientos de estilos, los embutidos salmantinos, la butifarra gerundense y leridana, el fin del marisqueo gallego o de la almadraba en Barbate y Zahara de los Atunes.

Y finalmente, también el animalismo supondría una debacle ecológica. El paisaje en España, uno de los más biodiversos de Europa, es un paisaje conformado en gran medida por la relación del hombre y los animales que utilizamos.

De esta manera, el animalismo pondría fin a la dehesa, joya ecológica mundial, pero también sería el fin de los prados cantábricos, de las dehesas boyales o del impagable cuidado que ovejas y cabras realizan en nuestros campos.

El animalismo es la aniquilación total y absoluta de nuestra cultura y también de nuestro mundo rural, con toda su cultura material e inmaterial, con ese acervo de maneras de hacer, de decir, de cantar, de bailar o de sentir.

Y el toro, como tótem y representación de la cultura más representativa de España, es la primera cabeza que se quieren cobrar.

Pero tengámoslo claro, Señorías, detrás de los toros irá todo lo demás. El animalismo no se va a detener en la prohibición de los toros.

Piensen por un momento en cómo va a afectar el animalismo a los diferentes territorios que representan.

Y decidan entonces si quieren seguir el juego antitaurino a esas fuerzas internacionales.

Entiendo que desde un despacho en Madrid pueda resultar fácil defender el animalismo.

Yo soy una persona orgullosamente de campo.

Y me gustaría decir a todos aquellos que defienden el animalismo, que vengan a la España rural y que nos digan, mirándonos a los ojos, que ya no podemos vivir de lo que vivimos.

Puede que alguno se le ocurra decir algo como “bueno, que se reinventen, que se dediquen a otra cosa”.

¿A qué exactamente? ¿qué se supone que tenemos que hacer los millones de personas de la España rural? ¿todos desarrolladores de aplicaciones para móviles? ¿diseñadores gráficos? ¿innovadores en no sé qué cosa que esté de moda?

¿Pero en qué mundo vive esta gente?

A toda esa gente animalista les invito a salir de la ciudad, a pisar el campo de la realidad, a que nos digan a la cara que nos quieren destruir, que quieren acabar con toda nuestra realidad.

El animalismo no es cuidar gatos y perros, el animalismo quiere aniquilar la España rural, así de simple, así de claro, así de rotundo.

Y cualquier partido que apoye estas opciones ideológicas, será corresponsable de ese intento de destrucción.

En todo caso, la realidad en el mundo y desde luego en España, nos dice que a la pregunta de si podemos utilizar los animales, hoy por hoy solo podemos responder con un “sí”.

Y si podemos usar los animales, ¿por qué hay gente que pide que se prohíban los toros?

Es que es un espectáculo cruel, suele ser la respuesta a esta pregunta.

Pero yo pregunto, ¿en serio la tauromaquia se puede considerar más dura que la vida que lleva la inmensa mayoría de los animales en explotaciones industriales?

¿O lo relevante es el hecho de que la crudeza en la tauromaquia sea pública? ¿El problema es verlo?

Este es un tema tremendamente interesante, Senadoras y Senadores.

¿Qué clase de sociedad queremos? ¿Queremos una sociedad donde una parte se arrogue la potestad de decir qué puede ser visto y qué es lo que no puede ser visto?

¿Una casta inquisitorial y censora que decida qué es moral y qué es inmoral? ¿qué es cultura y qué no es cultura?

¿Velará esa casta por que solo se pueda exponer un tipo de obras de arte? ¿Habrá arte moral y arte inmoral prohibido? ¿decidirán cómo debemos vestirnos para ir decentes? ¿decidirán el largo de las faldas? ¿decidirán dónde y con quién podemos besarnos?

Señorías, son ustedes garantes de que nadie se atreva a hacer de España un país menos libre, no pueden consentir que alguien se arrogue el derecho a decir qué es cultura o qué no es cultura.

Aunque puedo casi escuchar alguna protesta diciendo “no, no es lo mismo, aquí hay un animal involucrado”.

Sí, hay un animal involucrado, es cierto. Ya hemos dicho que el hombre usa a los animales para su provecho, para sus fines.

La UNESCO solo pone una línea roja para que una expresión cultural sea admisible, la de los derechos humanos y libertades fundamentales.

Y la tauromaquia, obviamente, no trasgrede esa línea roja.

Tenemos los seres humanos, desde luego, una serie de deberes éticos con los animales, faltaría más. Y esos deberes los tenemos muy presentes en el mundo de la tauromaquia, que a nadie le quepa la menor duda.

Tenemos presentes esos deberes desde que son cuidados en nuestras dehesas durante años, hasta que mueren en la plaza, en el marco de un rito centenario, rodeado de respeto y admiración.

Solo desde el desconocimiento más absoluto o desde la mentira maliciosa, se puede decir que la gente acude a una plaza de toros para disfrutar del sufrimiento.

Si la gente disfrutara con el sufrimiento, tengan por seguro que hace mucho tiempo que habría gradas en los mataderos.

Y habrá mucha gente que no lo entienda, que lo vea innecesario.

Pero los toros, les aseguro, no son una simple afición para muchas personas. Son una parte consustancial de la propia esencia de muchos de nosotros.

Savater dice que el hombre necesita del arte, de los ritos, para crear mecanismos contra la muerte, bálsamos contra la evidencia de nuestro destino. Quizá sea esta una explicación al misterio del toro.

La corrida y las demás expresiones de la tauromaquia sostienen una visión integral de la vida.

En una sociedad en la que la muerte se obvia y en ocasiones se oculta deliberadamente junto con la vejez, la enfermedad o el dolor, la fiesta de los toros enfrenta la muerte desde todos los planos.

Este recordatorio de la muerte permite que el que participa en la fiesta de alguna manera se sienta más pegado a la vida.

Esa invitación a vivir con más intensidad se irradia más allá de la plaza y de la calle donde se juegan los toros. La consciencia de la muerte permite que se pueda vivir la vida más plenamente.

Los toros se hacen universales porque transmiten la necesidad de aceptar la vida en todas sus dimensiones y vivirla en una mayor plenitud.

Los toros no son un espectáculo de muerte, sino de exaltación de lo que somos: confrontamos la muerte para sentirnos vivos.

Esta es la realidad para millones de personas en todo el mundo. No pedimos que todos la compartan. Pero sí exigimos que todo el mundo la respete.

Y comprendo que sigue flotando una pregunta que no acaba de tener respuesta: ¿es necesaria la tauromaquia?

Pues, no estoy muy seguro…

¿Es necesaria la danza?

¿Es necesario el teatro?

¿Son necesarias las diferentes expresiones culturales?

¿Podríamos haber avanzado como especie sin la pintura cubista o sin la música rock? ¿Son necesarios Goya, Falla o García Lorca?

Quizá podríamos haber existido sin alguna de estas cosas. Seguramente.

Pero indudablemente el mundo sería un lugar mucho más pobre.

Como sería más pobre el mundo si no existiera la tauromaquia.

Y precisamente, para preservar la riqueza cultural del mundo, la UNESCO aprobó en 2005 su Convención sobre la protección y la promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, aprobada para prevenir de los posibles censores de cualquier expresión cultural.

Porque cualquier expresión cultural es patrimonio de todos, hace que el mundo sea más rico. Lo contrario de lo que pretenden algunos.

Y aprobó la UNESCO esta Convención apenas unos años después de la destrucción de los Budas de Bamiyán, en Afganistán, por parte del régimen islámico talibán.

Los bombardearon porque alguien decidió que aquellas estatuas milenarias eran contrarias a la moral.

Reflexionen sobre esto, Senadoras y Senadores: destruyeron un patrimonio cultural de todos, por la única razón de que a algunos les pareció inmoral.

Esto, ni más ni menos, es lo que algunos están pretendiendo con la tauromaquia.

Finalizo ya, Señorías.

La cultura del toro nació en las orillas del Mediterráneo El toro como animal totémico, es un mito necesario en nuestra manera de entender el mundo.

No es casualidad que sea precisamente un toro el animal sobre el que se sostienen los mitos fundacionales de la propia Europa.

Es sin embargo el genio ibero el que encuentra significados más profundos sobre la vida y la muerte en su relación con ese toro universal.

Y es así cuando, en tiempos en que nuestro Siglo de Oro se encuentra en su plenitud ensanchando los límites de la cultura de la humanidad, se alumbra la tauromaquia moderna como una de nuestras expresiones culturales más características.

La cultura ni se crea ni se destruye por decreto, sino que es el producto del tiempo, de la creación de unos y de la asunción por un pueblo de esas creaciones.

Así surge y se desarrolla la tauromaquia.

También de esta manera, desde los orígenes iberos, la tauromaquia se adopta en otros lugares, pueblos con una pulsión vital similar, una manera parecida de encarar la vida y la muerte, de celebrar y exaltar de forma radicalmente vital la existencia.

La tauromaquia, Señorías, es el regalo cultural de España a la humanidad.

Francia, Portugal, México, Ecuador, Venezuela, Colombia, Perú y España, somos hoy guardianes de un exquisito patrimonio de todos, y somos todos responsables de su cuidado y de su traslación de generación en generación.

Señorías, sean dignos representantes de su pueblo y luchen por la tauromaquia, con orgullo, como patrimonio cultural común de la humanidad.

Muchas gracias.

Victorino Martín
Ganadero
Presidente de la Fundación del Toro de Lidia

Descargar discurso completo

Descargar discurso completo en inglés

Descargar discurso completo en francés 

Comienza el camino para el regreso de los toros a Cataluña

La FTL junto con otras organizaciones solicita la plaza de toros de Olot para organizar un festejo taurino.

El novillero de Olot e impulsor de esta acción, Abel Robles, desea ejercer su profesión en su localidad natal al ser una actividad legal y a la que tiene derecho.

Un amplio respaldo civil promueve la iniciativa con el objetivo legítimo de recuperar la tauromaquia como expresión cultural de todos.

La Fundación del Toro de Lidia (FTL), junto con el apoyo y participación de otras instituciones taurinas catalanas y el novillero Abel Robles, han tramitado una instancia en el Ayuntamiento de Olot solicitando su plaza de toros para la celebración de un festejo taurino coincidiendo con diferentes festividades locales como son el 1 de mayo, 20 de octubre o el 11 de septiembre.

Una vez entregado el documento, los máximos representantes de las entidades firmantes han explicado los motivos de la petición en una rueda de prensa ofrecida en el hotel Riu Fluvià de Olot en la que intervinieron Francisco March (Federación de Entidades Taurinas de Cataluña), José Luís Amores Luque (Penya Taurina de la Garrotxa), Abel Robles (novillero de Olot) y Victorino Martín (Presidente de la FTL).

La solicitud se enmarca en la legalidad vigente tras la anulación por parte del Tribunal Constitucional, en octubre de 2016, de la Ley que prohibía la celebración de corridas de toros en Cataluña y del reciente fallo del Juzgado de Alicante, que obliga al Ayuntamiento de Villena a autorizar la organización de festejos taurinos en su plaza de toros

“El Constitucional nos da vía libre para recuperar nuestra cultura. Ninguna Comunidad Autónoma ni administración pública tiene competencias para prohibir la tauromaquia, y además, tienen la obligación de promoverla. Nadie puede quitarnos la tauromaquia de nuestra cultura”, afirmó Francisco March.

Asimismo, el representante de la afición catalana afirmó que “el exilio taurino ha acabado. Quisieron arrebatarnos nuestra memoria sentimental, manipularon la historia, despreciaron la cultura, conculcaron la libertad. Pero la ley nos ha dado la razón y ya es hora de devolver los toros a nuestra tierra, tenemos derecho a ejercer nuestra libertad”.

La plaza de toros elegida para devolver los toros a Cataluña ha sido la olotense pues reúne todas las condiciones para poder albergar el festejo, tanto por ser de titularidad pública como por presentar uno de los mejores estados de conservación en cuanto a plazas fijas en Cataluña se refiere.

En este sentido, José Luis Amores recalcó que “en Olot nació la tauromaquia en Cataluña, la afición sigue viva y queremos disfrutar de nuestra cultura en nuestra localidad y ver a nuestro torero local torear en ella”.

Abel Robles, novillero de Olot y promotor de esta iniciativa confesó en la rueda de prensa que “cuando estuve tan cerca de la tragedia (sufrió un gravísimo ictus recientemente) podría haber fallecido sin poder vestirme de torero junto a mi familia, sin poder celebrar un triunfo con mis amigos, sin poder escuchar el clamor de mi afición en los tendidos. Cuando esto se haga realidad, que nadie lo dude, será el mayor triunfo. Tengo derecho a vivirlo y que venga a verme quien quiera”.

Concluyó la rueda de prensa Victorino Martín, presidente de la FTL, que destacó que “la Fundación, como movimiento civil que se ha levantado para defender la tauromaquia, llegará hasta las últimas consecuencias para devolver los toros a Cataluña”

El presidente de la FTL destacó en su intervención el reciente caso del municipio alicantino de Villena: “la justicia ha determinado de manera clara cómo las instituciones están en la obligación de promover la tauromaquia como patrimonio cultural de todos. Es un aviso a navegantes, ya saben que en caso de no cumplir la Ley, ahora se pueden enfrentar a procesos penales porque la cultura no les pertenece, es del pueblo”.

Y concluyó: “estamos seguros que en esta nueva era en la que se ha entendido que la tauromaquia es una expresión cultural del pueblo y que no está vinculada con nadie, el Ayuntamiento de Olot escuchará la voluntad de sus vecinos y cumplirá la ley; no obstante, en caso de que se impida ejercer nuestro derecho a celebrar un espectáculo taurino, se seguirán los mismos pasos que en Villena”.

A raíz de la prohibición de realizar festejos taurinos en Villena (Alicante) y tras el recurso de la FTL, la justicia ha reconocido de nuevo la tauromaquia como patrimonio cultural digno de protección en todo el territorio nacional y, por ello, los poderes públicos están obligados a promover la tauromaquia.

En este sentido, si un ayuntamiento realiza una práctica dirigida a obtener como efecto la no celebración de corridas de toros en su municipio, se podrán promover las medidas legales oportunas en el ámbito penal contra el alcalde, por ser el responsable último de la institución local.

En conclusión, la Penya Taurina de la Garrotxa, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, l´Escola Taurina de Catalunya, l´Associació de Criadors de Brau de les Terres de l’Ebre y la Fundación del Toro de Lidia, todos firmantes de la solicitud, se ponen así a disposición del Ayuntamiento para la realización de los trámites que sean necesarios y la aportación de los documentos pertinentes para la celebración de un festejo taurino en la plaza de toros de Olot.

Al acto asistieron, además de medios de comunicación, diferentes representantes del tejido asociativo taurino catalán y francés como por ejemplo: la Association des aficionados ceretans de Ceret, la Plataforma de defensa de la Fiesta, así como la Unión de taurinos aficionados de Cataluña y los representantes de la Escuela Taurina de Cataluña.

Adjuntamos dossier de prensa con las claves judiciales de la propuesta, las razones de elegir Olot para esta iniciativa, la instancia y qué tipo de festejo se solicita.

El Ayuntamiento de Villena tendrá que autorizar la celebración de corridas de toros

Por segunda vez un fallo judicial anula la prohibición del Ayuntamiento de Villena de organizar festejos taurinos en su localidad.

La Sentencia establece también un requerimiento expreso al Ayuntamiento para que cumpla la normativa sobre espectáculos de carácter taurino.

La FTL promoverá acciones penales contra el alcalde de Villena en el supuesto de que deniegue de nuevo la autorización para organizar un festejo taurino.

 

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 1 de Alicante anula la decisión del Ayuntamiento de Villena por la que desestimaba la solicitud para la celebración de una corrida de toros en 2017, estimando el recurso presentado por la Fundación del Toro de Lidia (FTL) en representación de la Peña Cultural Taurina Villenense.

En su decisión, la justicia vuelve a reconocer que la tauromaquia es un patrimonio cultural digno de protección en todo el territorio nacional, hecho que implica un deber de protección por parte de los poderes públicos, según recoge de manera explícita la sentencia.

Por último, la sentencia recoge por primera vez los argumentos establecidos en la reciente Sentencia del Tribunal Constitucional de 13 de diciembre de 20018 sobre la Ley Balear que regula las corridas de toros, en el sentido de que no pueden ponerse obstáculos insuperables que impidan su celebración, como era intención del Ayuntamiento de Villena.

La resolución, señala Victorino Martín, presidente de la FTL, “supone un claro aviso a navegantes para otras instituciones o ayuntamientos que denieguen la celebración de festejos taurinos. Tal y como ha dicho el TC y el juzgado alicantino, las instituciones están en la obligación de promover la tauromaquia, patrimonio cultural de todos”.

Y añade, “tras esta segunda sentencia volveremos a solicitar la autorización para realizar un festejo, pero esta vez con una advertencia clara: en caso de una nueva negativa en violación fragante de la normativa y resoluciones judiciales, promoveremos contra el Alcalde las medidas legales oportunas en el ámbito penal”.

De esta manera, la Fundación del Toro de Lidia continúa haciendo frente al sectarismo de algunos poderes públicos capaces de anteponer su ideología frente a la Ley, la Constitución y los pronunciamientos judiciales, que han determinado de una manera rotunda que la tauromaquia constituye una expresión cultural de todos los españoles y que por tanto es merecedora de la máxima protección.

 

Fallo judicial contra el Ayuntamiento de Villena:

El Ayuntamiento de Villena denegó la autorización a la Peña Cultural Taurina Villenense para celebrar una corrida de toros en el municipio por “cumplimiento de la legalidad sobre el aforo” y por ser una “celebración poco oportuna desde el punto de vista social y cultural de la ciudad”.

La Fundación del Toro de Lidia (FTL) en representación de la Peña Cultural Taurina Villenense, recurrió la medida sobre la que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 1 de Alicante ha respondido de la siguiente manera:

– Sobre el primer de los argumentos del ayuntamiento, el tribunal considera que la administración pudo exigir a los organizadores que cumpliesen con la obligación de contar con un “sistema técnico de cuenteo automático”, y sólo en caso de incumplimiento de dicho requisito, denegar la autorización. Por ello, el primero de los argumentos resulta insuficiente.

– Respecto al segundo de los argumentos, el tribunal remarca la existencia de una gran jurisprudencia que reconoce la conexión entre la fiesta de los toros y el patrimonio cultural español. A este efecto, determina que “siendo la tauromaquia un patrimonio cultural digno de protección en todo el territorio nacional, el municipio de Villena no constituye una excepción a esta máxima establecida legalmente; y dado que los poderes públicos deben ejercer una acción de salvaguardia de la tauromaquia, el Ayuntamiento de Villena también se encuentra comprometido dentro de tal exigencia legal”.

– Por otro lado, recalca la sentencia que “definidas las corridas de toros por el Tribunal Constitucional (STC 177/2016) como una actividad con múltiples facetas, por presentar un complejo carácter como un fenómeno histórico, cultural, social, artístico, económico y empresarial”, resulta carente de fundamento el genérico argumento denegatorio (recogido en la resolución impugnada) sobre tratarse de una celebración poco oportuna desde el punto de vista social y cultural de la ciudad”.

– Finalmente, el tribunal requiere al Ayuntamiento de Villena que cumpla con la normativa estatal y autonómica sobre espectáculos públicos de carácter taurino. Este requerimiento lo basa en el incumplimiento de los deberes legalmente exigibles a dicho Ayuntamiento al imponer obstáculos insuperables a la celebración de corridas de toros en el edificio de la Plaza Plurifuncional de Villena.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ya resolvió en febrero de 2018 que el Ayuntamiento no tenía competencias para denegar la celebración de corridas de toros, en relación con una solicitud de 2016.

 

Datos sobre la primera condena al Ayuntamiento de Villena:

En 2016, la Peña Cultural Taurina Villenense solicitó la celebración de una corrida de toros en el municipio que fue denegada por el Ayuntamiento de Villena el 9 de mayo de 2016. A raíz de este hecho, la Fundación del Toro de Lidia interpone un recurso contra el acuerdo denegatorio del Ayuntamiento, que es ganado el 7 de febrero de 2018 en una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

En esta ocasión, La Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Villena se opuso a la solicitud de la organización de la corrida de toros “por cuanto que los espectáculos taurinos tienen connotaciones negativas y no conviene asociarlo al municipio”.

En este sentido, el Tribunal señaló que “es evidente que la apelación debe ser estimada pues se evidencia que los motivos por los que se deniega la organización de la corrida de toros son contrarios a derecho por falta de motivación, basándose en opiniones subjetivas de los miembros de la Comisión de Cultura, que evidencian su contrariedad a tales espectáculos y ponen de manifiesto la arbitrariedad de la resolución recurrida”.

Por tanto, la sentencia del Tribunal consideró que el Ayuntamiento de Villena carecía de competencia tanto para autorizar o denegar la celebración de espectáculos taurinos como para cuestionar los rasgos jurídicos que definen la tauromaquia como bien de interés cultural.

Nace UNITAURO, la Asociación Cultural Taurina Universitaria de Salamanca

Con el objetivo de recuperar el terreno perdido por la tauromaquia en la Universidad y de acercar la cultura taurina a los universitarios, se ha constituido UNITAURO,  la Asociación Cultural Taurina Universitaria de Salamanca.

La nueva asociación salmantina pertenece a la Red de Asociaciones Culturales Taurinas Universitarias (R.A.C.T.U.), un proyecto impulsado por la Fundación del Toro de Lidia para que la tauromaquia se acerque a este sector de la sociedad.

Gracias a UNITAURO, asociación impulsada por el Capítulo de la FTL en Salamanca, la universidad salmantina ya cuenta con un  colectivo coordinado para que los jóvenes taurinos tengan también su voz dentro del centro neurálgico del conocimiento.

Madrid, Valencia,  Albacete, Murcia, Málaga, Salamanca o León, son algunas de las ciudades que ya cuentan con su asociación de R.A.C.T.U. y que están trabajando en red para ser un vehículo de socialización dentro de su Universidad y conseguir acercar todas las vertientes del mundo del toro a sus compañeros.

Cantabria, un nuevo capítulo de la Fundación del Toro de Lidia

Este sábado 8 de diciembre tuvo lugar en Santander la constitución formal del Capítulo de Cantabria de la Fundación del Toro de Lidia (FTL).

Uno de los objetivos de la FTL es mejorar la capacidad de respuesta de la tauromaquia a nivel local, divulgar la cultura taurina y aglutinar el respaldo del mundo del toro. Para lograrlo, los Capítulos provinciales son fundamentales.

Al igual que el resto de capítulos, el de Cantabria está constituido por personas de reconocido prestigio profesional y como aficionados, todos ellos implicados en la creación de un movimiento social que represente la voz de los afines a la tauromaquia.

La persona encargada de coordinar el capítulo de la FTL en Cantabria es la periodista Nieves Bolado Arguello. Nieves es licenciada en ciencias de la información y ha sido redactor jefe del Diario Montañés hasta el 2017.

Tras esta reunión de constitución, el comité del Capítulo  ha establecido sus grupos de trabajo y próximamente presentarán sus respectivos programas de trabajo.

En este sentido, Nieves Bolado ha declarado estar “muy ilusionada con que Cantabria ya sea uno de los núcleos de el movimiento civil por la tauromaquia”.

La Fundación del Toro de Lidia implementa así su quinto capítulo provincial que será presentado el próximo mes de enero ante la sociedad cántabra.

De esta manera, la FTL continúa potenciando el movimiento social que aglutina la tauromaquia implementando sus capítulos en todas las provincias de España, movimiento social iniciado en Málaga y continuado en Albacete, Pontevedra, Salamanca y, desde ahora, Cantabria.

El Club Taurino de Cehegín reconoce la labor de la FTL en sus galardones

El esfuerzo de todo el sector en promover y defender la tauromaquia desde la Fundación del Toro de Lidia (FTL) ha sido reconocido de nuevo.

El Club Taurino de Cehegín ha concedido por unanimidad una “distinción especial” a la Fundación del Toro de Lidia  “por su labor institucional y por servir como elemento estructural en el que afición, profesionales del toro y asociaciones nos apoyamos para defender y promocionar la tauromaquia”.

Dichos galardones, además de otorgar esta distinción especial a la FTL, entregan el premio Morisco 2018 al torero Emilio De Justo y reconocen la labor de aficionados y profesionales como el semanario taurino Aplausos, Verónica de Haro o el Club Taurino de Lorca, entre otros.

La FTL, que agradece el reconocimiento al Club Taurino de Cehegín, recogerá el galardón en el acto que tendrá lugar el próximo 19 de enero.

Asimismo, la Fundación del Toro de Lidia quiere agradecer al Club Taurino de Cehegín  que se haya unido a la FTL como Amigo Colaborador para apoyar económicamente los objetivos y acciones en las que trabaja y por las que le han otorgado este reconocimiento.

Carta al Rector de la Universidad de Salamanca

Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia (FTL), y Beatriz Montejo, coordinadora del Capítulo de la FTL en Salamanca, han transmitido su malestar por el acoso que sufren las actividades relacionadas con la tauromaquia en la Universidad de Salamanca con la siguiente carta dirigida al Rector de la Universidad, Ricardo Rivera Ortega:

 

Estimado Sr. Rector Magfco.,

En el día de ayer se celebró en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca una charla sobre tauromaquia y cirugía, evento que transcurrió dentro de la normalidad académica y con gran éxito de público estudiante.

La exitosa jornada, no obstante, estuvo precedida por una campaña de acoso en contra por parte de la asociación de estudiantes Colectivo Estudiantil Alternativo, distribuyendo mensajes contrarios al evento por redes sociales y con cartelería en la propia universidad.

Las opiniones contrarias a la tauromaquia son, faltaría más, perfectamente aceptables. No así un acoso como el referido, que busca la peligrosa movilización de la gente en contra.

En la historia de la Universidad de Salamanca queda el oprobio de la cancelación del acto inaugural de la Cátedra de Tauromaquia por la agresividad de las protestas promovidas en parte por este colectivo estudiantil.

La tauromaquia es una expresión cultural amparada por la ley, “elemento fundamental explicativo de nuestra cultura” a decir de nuestra jurisprudencia, y con una vinculación especialmente poderosa en Salamanca.

La universidad es el espacio del conocimiento, de las ideas, de la libertad. Consideramos que no es admisible que un grupo pretenda imponer de manera totalitaria sus ideas, tratando de censurar de manera constante cualquier iniciativa relacionada con la cultura taurina, por lo que solicitamos su amparo.

Reciba un afectuoso saludo,

Victorino Martín, presidente de la FTL, y Beatriz Montejo, coordinadora del Capítulo de Salamanca

 

La misiva ha sido recogida por medios salmantinos como Salamanca 24 horas o La Tribuna de Salamanca gracias al trabajo del Capítulo de la FTL en Salamanca que muestra la respuesta del mundo del toro ante la sociedad salmantina.

 

 

 

El ‘Día de la tauromaquia’ aporta 257.493 euros a la defensa de los toros

Esta cantidad se ha logrado gracias al compromiso e implicación de toreros, recortadores, ganaderos, profesionales implicados, empresa organizadora y afición en la jornada celebrada el pasado 9 de octubre en Valencia.

El 9 de octubre se celebró en Valencia el ‘Día de la tauromaquia’, una jornada a beneficio de la Fundación del Toro de Lidia (FTL) de enorme éxito y trascendencia más allá de los resultados económicos.

La FTL agradece el compromiso de todos los profesionales involucrados en el éxito del primer ‘Día de la tauromaquia’, cuya participación desinteresada ha hecho posible la obtención de un beneficio neto de 257.493 euros.

La cantidad percibida será destinada a la consolidación de la FTL como entidad civil destinada a la defensa y promoción de la tauromaquia y la implementación paulatina del plan estratégico en el que trabaja.

La FTL podrá profundizar en actuaciones como la creación de capítulos provinciales, el proyecto de recuperación de plazas, la promoción de asociaciones taurinas universitarias, la defensa jurídica, la acción política o la presencia mediática, así como abrir nuevas líneas de actuación, todo ello de acuerdo con el programa y presupuesto anual que apruebe el Patronato de la FTL.

Victorino Martín, presidente de la FTL, ha incidido en que el éxito de esta jornada de orgullo taurino y de unión, “consolida a la Fundación como herramienta de todos los taurinos, profesionales y aficionados, y permite que podamos continuar actuando en la defensa y promoción del mundo del toro en todos los niveles: políticos, mediáticos y sociales. Esta es la necesaria labor de la Fundación del Toro de Lidia y para poder incrementar sus acciones es vital seguir creciendo, por lo que esta aportación económica es de gran relevancia”.

El presidente de la FTL añade “estamos todavía muy lejos de las grandes entidades animalistas que están promoviendo un cambio en la manera de relacionarnos con los animales, con millones de socios y presupuesto, pero estos 257.493 van a servir como empujón en el camino de crecimiento para dar la batalla cultural en la que estamos inmersos”.

El éxito del ‘Día de la tauromaquia’ ha sido posible gracias a la implicación desinteresada de todos los ganaderos, todos los toreros y sus cuadrillas, los recortadores que participaron en el histórico concurso matinal, gracias a Canal Toros y gracias a todo el personal de la plaza, desde la seguridad hasta el equipo médico, que también destinaron sus honorarios a los objetivos comunes de la FTL. Y, por supuesto, gracias a los 14.000 aficionados que asistieron a esta jornada de orgullo, unión y celebración.

En este sentido, la Fundación del Toro de Lidia celebra y agradece también que el ‘Día de la tauromaquia’ haya servido para mostrar la unión del mundo del toro, la fortaleza de la cultura taurina y haya transmitido un claro mensaje al mundo: los afines a los toros van a librar la batalla de la libertad de disfrutar de esta cultura.

Tal y como se anunció, 6.000 euros de lo recaudado irán destinados a la Fundación Oncohematología Infantil, en memoria de Adrián Hinojosa.

*En este documento resumimos  las actividades de la jornada y mostramos  el listado de personas que lo hicieron posible: